Constantino L. Mota Romera
Abogado ICAGR - Master en Responsabilidad Civil

El ciclista, ya sea de montaña o carretera se caracteriza por superar mil adversidades, la primera de ellas es la de calzarse el culote dejando a un lado familia, trabajo y todo lo demás para adentrarse por caminos, carriles y veredas, siendo en ese instante donde nada ni nadie se puede adueñar del momento en que estamos dando pedales, haciéndonos sentir tan libres que parece que no tengamos límites.

Sin embargo, cabe recordar que el ciclista y su montura es un agente más que integra la convivencia vial, y como tal está sujeto a normas y reglamentos de obligado compromiso que en cierta medida no conocemos o ya no nos acordamos de aquello que aprendíamos cuando nos sacamos el carnet en la autoescuela.

A través de estas líneas vamos a desgranar aquellos elementos más esenciales que desde la normativa de tráfico nos afecta:

1. Reglamento General de Vehículos

Pretende conceptuar cada uno de los agentes intervinientes en la calzada siendo los CICLOS uno de ellos, integrándose su descripción en su catálogo donde se califica desde los camiones articulados hasta los elementos de dos ruedas propulsados por las piernas del sufrido compañero.

Como tal el ciclista se ve obligado a respetar todos los comportamientos que le son exigidos desde la Ley de Seguridad Vial, haciéndose respetar a través del respeto mutuo que debemos de demostrar, ejemplo de esto último es la marcada nota incívica de aquellos que circulan con su bici por encima de la acera, compartiéndola con los asustados peatones. Y es que no hay que recordar que la nota prioritaria en materia de educación vial no es otra que el respeto por los demás usuarios

 2. Utilización por los ciclistas de los recursos viales

como son de carriles bici, calzada, caminos y veredas, ya que la norma genérica (ley de seguridad vías y el reglamento general de circulación) establece una prelación de utilización de estos tipos de vía en el siguiente sentido:

Prioritariamente el ciclista debe de circular por el carril bici, y de no contar con el por el arcén, de no existir tampoco este por la parte derecha de la calzada lo más pegado posible al borde derecho.

En mi opinión, los carriles bici están de más, pues resulta palmario que de respetarnos todos entre si no habría necesidad de separar el trafico motorizado de los ciclistas, pues no existirán conflictos, sin embargo por otro lado recuerdo en el país en que vivimos, y ……

Hay que tener en cuenta la normativa 

En ocasiones, los usuarios de bicis de montaña cuando van en grupo o en solitario utilizan veredas y sendas para deleitarse de los paisajes que ofrece el entorno natural. Cabe recordar que la Junta de Andalucía limitó el acceso de bicis por según qué lugares (DECRETO 15/2011, de 1 de febrero, por el que se establece el régimen general de planificación de los usos y actividades en los parques naturales y se aprueban medidas de agilización de procedimientos administrativos), pues esta actividad según la Junta de Andalucía está sujeta a la concesión de autorización cuando se realice en según qué zona, ya sea de especial protección o de algún interés concreto.

Cuidado con los auriculares

Especial reproche merece la utilización de los cascos emisores de música conectados a un teléfono móvil u otro dispositivo, ya que anulan por completo un sentido tan importante como es el oído, reduciendo la percepción de aquellos vehículos que nos abordan por atrás y/o cualquier otro acontecimiento del que tengamos que estar debidamente precavidos. Cabe recordar que la utilización de este tipo de elementos, supone la comisión de una sanción administrativa.

El alcohol nos afecta de la misma manera

En ocasiones en alguna reunión de colegas o en alguna ponencia me han lanzado una pregunta muy peculiar que entiendo de gran importancia relacionada con nuestro estilo de entender la vida, y es que no son pocas las ocasiones que celebramos la conclusión de una extraordinaria ruta delante de unas cervezas en compañía de los que han sido nuestros verdugos encima de la bici al llevarnos con la lengua fuera durante casi todo el recorrido, pretendiendo ahora en un territorio menos hostil resarcirnos de todo lo malo vivido

Pues bien cabe recordar que los ciclistas también estamos obligados a someternos a la prueba de alcoholemia que nos sean exigidas por la autoridad, y que con carácter general tras sufrir un siniestro la policía o la Guardia Civil efectúa la prueba de alcoholemia para comprobar si el conductor (de bicicleta, tractor, camión, moto, coche o vehículo de tracción animal) se ha visto en cierto modo influenciado en su conducción por la ingesta de bebidas espirituosas. Con todo ello quiero poner de manifiesto que debemos de extremar la precaución cuando circulamos, también en una bicicleta, ya que además de la correspondiente sanción administrativa, con la ingesta de alcohol en cantidad no adecuada podemos ocasionar un siniestro en el que nos veamos implicados nosotros mismos además de cualquier otro usuario de la vía, sin entrar en aquellos siniestros sin responsabilidad donde el ciclista ha sido interceptado bebido, dándole razones a la compañía contraria para no indemnizar a la víctima.

En resumidas cuentas, los usuarios de bicicleta, ya sea con marcado carácter deportivo, recreacional o la mera utilización del ciclo como medio de transporte está sujeto a una serie de obligaciones regladas por la norma que debemos de observar para no incurrir en alguna infracción del orden que sea.

Sin más con este breve recordatorio me despido hasta la próxima ocasión quedando a la entera disposición de este colectivo.

MAS ARTÍCULOS

En este artículo te explicaré todos los tipos de bici que hay, desde la bici de montaña, de carretera, las bicis eléctricas…

Encontrarás todo tipo de contenido relacionado con la bicicleta de montaña, qué necesitas saber, complementos y demás para empezar a pedalear

Una nueva forma de hacer turismo, visitar el encanto de nuestros monumentos, sierras, parajes y todo encima de nuestra bicicleta. ¡Descúbrelo conmigo!