SALVADOR RODRÍGUEZ

Hola [email protected], hace tiempo que quería inaugurar esta sección, la de “Entrevista”. Para ello quería encontrar a alguien especial, alguien que viera la vida con una perspectiva enriquecedora, positiva y que fuera una persona que tuviera cosas interesantes que contarnos, y, obviamente y fundamental, que fuera del mundo de la bicicleta. ¿Son muchos condicionantes?

Un día subiendo a la Alhambra, por “Cuesta de Gomerez” y en plena vorágine del montaje de la web (una autentica locura…)  reparé en que no tenía ninguna foto en “La Puerta de los Gomerez”; da entrada a los jardines de la Alhambra. Me paré al cruzarlo, y miré a mi alrededor a ver quien me la podía hacer. Entre el montón de gente que había elegí a un tipo (Ximo) y que muy amablemente me la hizo, y nos pusimos a hablar. Él me contó que le gusta dar pedales, pero que es más runner que ciclista y que tiene un blog (htt://ximofagot.blogspot.com.es/?m=1) Es músico, y en ese preciso momento subía (suele hacerlo en bici) al Manuel de Falla a ensayar. Yo le conté el por qué y para que era la foto,  que estaba liado con una web de MTB que me tenía loco,  que en diez días no había podido salir a dar pedales, cosa que necesito, y que de hoy no pasaba “sin hacer un llanico” (eso en granaino es subir y bajar rápido, porque no hay tiempo, al Llano de la Perdiz). Ximo me comentó:

                 Anda pues yo tengo un amigo que ha dado la vuelta al mundo en bici” (son muy buenos amigos)

                (Yo) “Coño no será Salvador Rodríguez

                (Ximo) “Pues sí, el mismo

                (Yo) “Estuve en la presentación de su libro hace unos meses. Como molaría entrevistarlo para la sección de “Entrevistas

   (Ximo) “Puedo preguntarle, si quieres…” 

 Pues ahí tienes el resultado de ese cabalístico encuentro, porque no me negarás que no es una extraordinaria casualidad todo…

 

1- ¿En que momento de tu vida sentiste la necesidad de tener estas aventuras? ¿Sentias de pequeñito tambien la necesidad de tener experiencias diferentes a las que te ofrecía tu día a día?
Sin duda desde pequeño las lecturas de novelas de aventuras fueron el germen del viaje, la necesidad de vivir una gran aventura. Posteriormente, fue la vida rutinaria, el día a día, lo que se me hizo poco interesante. Esperaba más de la vida, sentía cierta desilusión. Y desde luego los viajes que hacía en vacaciones eran el contrapunto, ahí es donde yo sentía la vida en toda su intensidad. Por tanto, llegó el momento en el que vi claro que si disfrutaba sólo 2 meses al año tenía que prolongar mis vacaciones indefinidamente en lugar de regresar al trabajo un septiembre más.
2- ¿Tan importante como hacerlo y vivirlo es para ti contarlo?
No, en absoluto. Vivirlo es mucho más satisfactorio. Lo que sucede es que tras cinco años de viaje tenía demasiadas experiencias acumuladas, necesitaba un descanso y poner en orden todo para no volverme loco y para sedimentar lo que había vivido. Detenerme en Japón y escribir tuvo un efecto casi terapéutico.
3- Cuando cuentas todo lo que cuentas, ¿Que quieres conseguir? ¿Es solo una necesidad de transmitir tuya, o buscas algo más?
Básicamente, contar una historia. Pensaba que tenía suficientes aventuras y desventuras que contar de cada continente, y a mí me fascinan las historias, así que ese es el primer objetivo. Luego, por supuesto, un viaje solitario tan largo da pie a mucha reflexión, a un profundo diálogo interior que sale también a relucir en mis libros. Y creo que también posicionarme frente al mundo, viajar en una bici sencilla, con poco dinero, desprotegido, sin dañar al medio ambiente ni a la gente, genera una actitud que no por minoritaria merece ser arrinconada. Hay quien me escribe o me dice que mis libros le han servido de inspiración, que hablan de un sueño hecho realidad, y yo creo que tienen razón, pero que es su propio yo y sus propias necesidades las que se ven identificadas, a fin de cuentas es sólo una historia. Lo que pasa es que todos hemos soñado alguna vez con dar la vuelta al mundo....
4- ¿Que papel crees que tienen los blogs, webs y redes sociales a la hora de compartir tus experiencias?
Transmiten y difunden voces que antes eran anónimas,pero tambien confunden. Yo soy partidario de la selección. No todas las experiencias son dignas de ser contadas, no hay que aburrir. Creo que la inmediatez de la web y las redes sociales generan mediocridad. Hay que tener un buen saco de historias para dejarlas reposar, verlas después con calma,y seleccionar lo que de veras aporta algo. Eso es lo que hace un escritor con un libro, y yo pertenezco a esa generación. La inmediatez sin pararse a reflexionar lleva más a un ambiente de conversaciones de bar en la web que al conocimiento compartido que suma y aporta.
5- La manera de disfrutar de tu libertad es con tu bicicleta, ¿por qué este vehículo?
Salvo caminar en la montaña no conozco otra manera mejor de sentir la libertad, y la bici te permite llegar a más lugares y transportar lo necesario para diez días de independencia. Además, es una relación limpia con la naturaleza, con sus imponderables, te enseña a valerte por ti mismo. Y por supuesto con la gente, nadie te ve con malos ojos ni como un peligro, es la llave a entrar al corazón de cada pa´is, que es su gente. También, no cabe duda de que te permite sentir la vanidad de emprender una gesta, de buscar tus límites físicos, no le das la vuelta al mundo dándole al manguito del gas sino a los pedales con tus piernas
6- La joya del cicloturismo es que te acerca al pueblo. ¿Por qué crees que la bicicleta te une tanto a la naturaleza y a las personas?
Una mezcla de factores que generan simpatía.Todos hemos tenido una bici, sabemos lo duro que es, lo expuesto que estás. Además nadie te ve como un peligro, eres un tipo frágil, expuesto al viento o la lluvia o la nieve o el calor o los animales, provocas compasión. Y esa imagen hace que surja de las personas el deseo de ayudar, de echar una mano a ese chico solitario que se acerca por la línea del horizonte.
7- ¿Recomiendas a la gente que entienda el cicloturismo como una alternativa a la dureza del día a día?
El asunto es que yo no creo que la vida sea dura en absoluto. Al revés, es aburrida, previsible y demasiado sencilla.
8- Cuando no tienes la posibilidad de llegar a poder hacer lo que tu has hecho ¿Hay que intentar buscar esas sensaciones en "la salida de domingo o fin de semana"? ¿Que le dirías a esa persona?
Hay muchos sueños para elegir, muchas opciones para ser feliz, no sólo existe la vuelta al mundo, cada uno debe reflexionar y responderse a esa pregunta sin mentirse. Lo que siento como seguro y verdadero es que en occidente la mayoría de nosotros tenemos el lujo de poder tener sueños y el contexto para cumplirlos, así que deberíamos tener la responsabilidad de cumplirlos. No le podremos echar la culpa a nadie, ni a dios ni a la sociedad, de no haber podido cumplir nuestros sueños
9- Imagina que el próximo "Salvador Rodriguez" está leyendo esta entrevista. Si va a pedalear por distintos continentes, ¿Que le va a ofrecer cada uno de ellos? ¿Con que se va a encontrar?
Cada viaje es diferente, como cada persona, todos nos relacionamos con el mundo de una manera diferente. Pero lo que yo encontré en África fue humanidad, generosidad y alegría. En Asia disfruté de la diversidad racial, cultural, de una naturaleza apabullante. De America, sin duda la belleza y los amplios espacios donde todavía cabe la aventura. Y de Europa el buen café.
10- La carencia de experiencias vitales puede ser una causa de que no valoremos suficientemente lo que tenemos tan a mano, como el agua, otros bienes materiales o las fuentes de conocimiento? 
Sin duda, el sufrimiento es lo que nos lleva a la compasión, y la frugalidad a valorar la abundancia. Cuando lo tienes todo, no aprecias la ausencia, es obvio, y además no puedes aprenderla en experiencias ajenas, sólo puedes reflexionar. Pero iría más allá, y es referente a la necesidad, cuando no necesitas nada porque todo lo tienes al alcance de la mano, dejas de usar tu ingenio, ya no tienes que buscarte la vida, te atrofias vitalmente, eres un gato perezoso en lugar de un felino despierto.