Alrededores de Zujaira

 

 

Hoy ha vuelto a darnos una tregua la lluvia y he aprovechado para hacer lo que hace tiempo quería, conocer cómo son los alrededores de la casa rural que me he comprado. Para esa cuestión nadie mejor que mi vecino Manolo, al que le gusta pedalear, y se lo conoce bien…

Habíamos quedado a las nueve y media en Zujaira, así que o me iba en coche y por la autovía hasta alli, o por el malacón del Genil y con mi burricleta.

 

 

La duda me duró lo que te lleva de un pensamiento a otro, y a las ocho y cuarto ya estaba dando pedales junto a nuestro gran río, el  Genil.

Como ya estamos en primavera, elegí culote y mallot corto, y cortaviento, que debería ser suficiente, pero hubo que coger ritmo para no echar en falta algo más…El tema guantes es otro capítulo…joderrrrrkefrío!!! Me paré en un par de gasolineras, para pillar unos guantes de plástico (los que te pones para servirte) pero ya las gasolineras no son lo que eran jajajaja.

 

 

El día está claro y se ve a lo lejos Sierra Elvira y tras ella Parapanda. Entre ambas está Zujaira. Un pequeño y encantador pueblo, con una espectacular vega, en la que se dan frutos dignos de paladares exigentes…Rodeado de lomas de olivares y otras agradables sorpresas. Desde Zujaira se pueden otear la multitud de sierras de las que disfrutamos los granadinos de esta zona. Todas las que hay desde la de Huetor Santillán a Loja…y no te exagero ni un poquito. AH! ¿te he comentado que Federico García Lorca escribió algunos de sus extraordinarios poemas por todos estos lares? (Desde la Vega de Zujaira)Pues eso chulo…!!!

 

 

El trayecto hasta la cafetería Blas lo hice rapidíto, como en una hora. ¿Será por la rasca que hacía? jajaja. Llegué a la cafetería y al poco llegó Manolo junto a su esposa, y juntos disfrutamos de un copioso desayuno. Ella, tostada de aceite, tomate y bacalao (que probé y pienso repetir), él una de sobrasada y miel (que no probé…) creo que mi estómago me regañaría si pudiera hablar. La llaman mayorquina… Yo fui más clásico, aceite, tomate y jamon, regadito con un cafe, que lo hacen rico.

Terminado el desayuno, le tiramos a la faena; por diossss que repechossss!!! pero como hace fresquete pues apretamos sin pudor. Vamos por entre olivares y el suelo esta perfecto, bien apretao. Le ganamos altitud a la montaña, a buen ritmo y en poco rato ya estábamos disfrutando de excelentes vistas.

 

 

Desde ahí descubro el Peñón de Zujaira. Este da hacia el lado opuesto de lo que veis en la foto. Allí, me cuenta Manolo, iban de jovencitos, las juventudes del pueblo en busca de aventuras. Se puede escalar pero tiene su aquel la cosa. Hoy no lo haré, lo dejaré para otra ocasión y con mis [email protected], a los que le encanta trepar…

 

 

Desde esta zona volvemos a subir por estos duros repechos hasta un area de descanso, en la que hay una encina impresionante, de esas que quitan el habla…Mientras descabalgamos de las monturas aparece un intrépido biker que no tiene ni idea de por donde seguir, suerte que Manolo le orienta. Después de un ratito de charloteo volvemos a las burricletas en busca de nuevos espacios. Subimos un poco más y enseguida otro montón de impresionantes olivos (algunos son enormes) otra tremenda encina, además de bonitas vistas: la zona que te lleva hacia Montefrío (aunque no se ve) además del resto de sierras (S.Huetor, S. Elvira, S.Nevada, Valle de Lecrín, S. Almijara, S. Loja y S. Parapanda)

 

 

 

 

 

Ahora comenzamos a bajar hasta Zujaira. Es todo por pista y tiene pocos regueros, asinkedemodoke la hacemos bastante bien. De camino vamos saludando a los vecinos que nos vamos encontrando, que han subido a sus fincas, pero en sus todoterrenos…así cualquiera! jajaja.

Al llegar abajo Manolo se plantea acercarse a su Gym, que está en Granada y me ofrece llevarme, pero para un día que puedo pedalear, declino el ofrecimiento, eso si, no pierdo la ocasión de hacerle el lío de que me acompañe hasta Fuente Vaqueros, y accede. Antes pararíamos en el puente que supera las vias del AVE, a disfrutar de las vistas de la vega y el pueblo.

 

Al llegar a Fuente Vaqueros, aprovecho para hacerme una fotillo en la fachada de la casa de Federico García Lorca. Desde ahí buscamos el río Genil y Manolo que se anima a acompañarme un poco más…tanto se animó, que entre charla y charla, se le fue la mano o el pie, y para cuando se dió cuenta, estaba ya bastante lejillos de Zujaira jajajaja. Se dió la vuelta, y yo continue mi camino hasta Granada.

 

 

La jornada de pedaleo ha resultado estupenda. Buena temperatura, bonita ruta, ningún percance y mejor compañía, que más quieres chulo!!! Pues más de estas ¿no? jajaja.

 

 

 

Bueno [email protected] este ha sido mi domingo, sobre mi querida Giant y en compañía de Manolo. El finde que viene…pues ya veremos!!!

 

 

Si te ha gustado la crónica, recuerda que te puedes subscribir a la web y recibirla en tu correo, junto con otros contenidos que vaya subiendo. 

ES GRATISSSSS!!!!

 

 

5 comentarios en “Alrededores de Zujaira

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *