Los tiempos que vivimos hacen cada vez más difícil que se pueda entrenar con una bicicleta, y justamente por eso se han creado diferentes accesorios con el fin de poder entrenar sin tener que necesitar este tipo de equipos, accesorios como los rodillos para bicicletas que son muy buenos y económicos.

No importa si es un rodillo para MTB o uno para bicicleta de carretera, o incluso para fixie, te permitirán no abandonar la actividad de pedaleo que tanto te gusta.

Cómo elegir un rodillo para bicicleta

Lo primero que debes tener claro es qué es exactamente lo que utilizarás en tu bicicleta para entrenar, por eso es importante que sepas si será un rodillo para bicicleta MTB, uno para bicicleta de carrera o uno para bicicletas fixie.

Una vez tengas esto definido, lo que te queda es escoger entre los tipos de rodillo que en el mercado disponen para ti, cada uno con características distintas, funcionamiento y precio particular.

Tipos de rodillos para bicicleta

 Rodillo magnético

Este modelo es uno de los más populares, más vendidos y conocidos por los usuarios, y estos se debe en gran parte por su excelente relación precio – calidad.

Su funcionamiento se centra en la creación de resistencia a través de un sistema de imanes y un ventilador, así el rodillo magnético simula una sensación de resistencia al pedalear que es muy realista, y se podría comparar con el ejercicio de pedaleo realizado en la calle.

Algunos de estos equipos ofrecen un sistema de regulación que garantiza el aumento o la disminución de la resistencia en el ejercicio, por ello se puede lograr tener un entrenamiento más duro ajustando la resistencia a tu gusto.

Rodillos con rulos

Este tipo de rodillos son muy empleados por profesionales del ciclismo antes de realizar alguna carrera, mientras que para los menos experimentados puede ser un poco complicado usarlos.

Comúnmente se les conoce también como rulos o rollers por el hecho de estar formados por tres cilindros, y por lo general son muy buscados por ciclistas de carrera que desean replicar la experiencia del pedaleo durante alguna competición.

El precio está por encima del de los anteriores, pero se compensa por la capacidad y la calidad del entrenamiento que ofrecen a los usuarios que los adquieren.

Conclusión: rodillos para entrenamiento en bici

Algunos recurren como medio alternativo al entrenamiento a una bicicleta spinning o a una bicicleta estática, sin que ninguna de estas ocupe un espacio realmente significativos sin importar que tan compacto sea el equipo.

En cambio, un rodillo para pedalear ocupa un espacio mínimo y se puede usar en casa para ejercitarse aunque haya mal tiempo, o las condiciones no lo permitan.

El nivel y exigencia del entrenamiento dependerán de las necesidades y capacidades del ciclista, todos los modelos de este equipo varíen en resistencia e intensidad para que el entrenamiento se adecúe al usuario y a lo que desea lograr.