Un fin de semana para contar…










Le estoy cogiendo gusto a esto de hacer dos interesantes rutillas a la semana. Llevo años haciendo una, los domingos, pero esto de tener una interesante prueba a las puertas (2º Ride Sierra Nevada Enduro MTB) y entrenar para ello, me las está regalando.









La kdd la ha hecho Paco, superPako!!! y nos hemos apuntado Jose (cámaraman), Pepe (fotoman), Gilo (gentleman jajajaja) y Yo (Algecireño) 

Quedamos tempranito en Guejar Sierra; a las nueve de la mañana. Cada uno se organizaba. Yo recogí a Pepe y Gilo a Jose. Paco llevaba su coche.








Comenzamos a pedalear. La propuesta es super interesante, pero para llegar al “tomate” hay que subir unos pocos de km por asfalto, y nuestras cletas pesan…

Yo, que me conozco, ya sabía la noche anterior que iba a sufrir. No te cuento porqué para que no suene a excusa, pero lo sabía… Con todo y con ello, me apunté a la cita, pero a poco de empezar, mis peores pronósticos se iban cumpliendo, cual profecía. Palmo a palmo voy viendo a mis amigos cada vez más lejos; y la cumbre, Collado del Alguacil, se ve allí arriba, muy lejos, perokemuuuuuy reketekelejos.









Meto la cabeza en el manillar yyyyy aaaaaa sufrir (no será ni la primera ni la última) mientras los c…..cetes de mis amigos suben y suben y suben, mientras van teniendo una entretenida conversación, intuyo, porque oírles ya ni les oigo. Algunos de ellos, como buenos bikers que son, se descuelgan y me van dando charla para que se me haga lo menos doloroso posible, y por fin llegamos a una linda y oportuna fuentecilla, en la que coger un poco de aire…










Tras esta paradilla no tardamos mucho en coronar. Nos vestimos de “romanos” yyyyyy aaaaaa jugarrrrr. Menos mal que p´bajo voy bien.

El track lo lleva Paco; se lo ha currado de lo lindo entre semana. En su tienda tiene un peasodepantallaketeflipas. 

No tenemos muy claro si lo que queremos hacer es posible o no, pero como buenos e intrepidos bikers, le tiramos con mucha fe, y tras de Paco.

El comienzo promete, pero es que vamos progresando, y la cosa va a másssss, va mejorando. Bajamos como si no hubiera un mañana. Ya le tiramos a los tranco como si no fueran lo que son…Esto no puede ser bueno.

Llegamos a un sendero en el que se ve la mano del hombre, o sea que no es un caminito de cabras. Tiene unas trazadas estupendas, con oportunos peraltes. Ya todos tenemos claro que estos senderos son para la carrera. Mucha curvita cerrada y juguetona peraltada espera a los corredores del domingo que viene. También hay sendero de curvas generosas, en el que puedes coger bastante velocidad, con sus roquitas, saltitos y acotado por arbustos…









Terminamos el sendero y cogimos pista, para volver a meternos en sendero, pero ahí ya empezamos a liarnos. Que si por allí, que si por aquí, mira ese senderillo¿le tiramos? Enga tírale!!! y nos liamos a bajar y bajar jajajaja, se nos calentó la boca y nos metimos en un buen lío, en una finca. 

Salimos de la finca, en la que lamentablemente y sin querer estábamos, un minuto antes de que un perrakoketekagashporlapatabajo a-pa-re-cio. Uffffff!!!! kesusto!!!!! por pocasssssss. El lindo animalito era un enorme mastín blanco, que ladraba y ladraba simpaticamente mientras movía el rabito, como invitándote a meter la manita, al otro lado de la verja, y acariciarle, pero por suerte nadie picó…

Cogimos de nuevo la pista de bajada. Decidimos dejarnos de inventos y ocurrencias, y tiramos a lo seguro, o eso creíamos, porque unos cientos de metros más adelante nos sorprende el tremendo perrako (el de antes) y su papito, otro tremendo e imprecionannnnntemastín blannnnnco como Copito de Nieve, si si ese, el de Heidi, pero ya no movían el rabito, ni ladraban simpaticamente…

Se tiraron para nosotros con una fiereza tal que provocó en nosotros una estampida descomunal, a modo de búfalo, y marikón el último (que nadie se me ofenda…)

A mi me alcanzó para meter plato, y hacer los cien metros más rápidos que he hecho en mi vida. Iba el último y me puse el primero en 0´1 y llegué a la linde de la finca (la verja estaba abierta) antes que nadie, pero nos esperaba un enorrrrrme charco. Vi una piedra plana por la izquierda y le tiré por ella, como para volar y superar el charco, pero el charco era grandedekohones, y cuando aterrice, la rueda trasera se mojó y con ella todomiserrrr. 

Paco, Jose, Pepe o Gilo no se que hicieron, no me alcanzó para verlo. Yo solo me imaginaba al perrako dandome bocaos donde pillara… pero por suerte todos escapamos de los perros… Se pararon, en seco, en el charco, en la linde, como si supieran hasta donde podían llegar, de locos…pero nos iban a comer, os lo juro, no es coña, venían a por nosotros. Por dios que susto!!! y menos mal que pararon en el charco,  porque tras él tocaba cuestaron p´riba, y ahí no se hubiera escapado ni el tato!!!









La subida que hacemos, muy dura por cierto, te puedes imaginar. No tuvo otro tema de conversación que la explicación, de cada uno, de cómo vivió el momento “correcorreketepilloelculillo”…aderezado de un montón de carcajadas, junto a esa risilla tonta que se te queda cuando te has librao de buena…

Terminamos esta respetable subida, y enganchamos con la pista que va desde Tocón de Quentar hasta el Collado del Alguacil. Sigue siendo subida, pero más tendida, muuuuucho más tendida que las anteriores. Aquí, seguramente provocado por el susto, pude ya seguir el ritmo de mis amigos en la subida, y no a distancia.

Coronando nos encontramos con un aire tremendo; de frente claro, o te esperabas otra cosa jajajaja. El aire al ciclista siempre le viene en contra, kopónnnnn!!!!! 









Nos vestimos de “romanos” otra vez, y le tiramos por la verea que conecta este lugar, con la T3, o lo que en su día lo fue, porque el domingo no se qué “T” será; pero a que si te digo “Garden Rock” ya sabes de donde te hablo ¿verdad? 








Paco abrió senda, y tras él yo. Íbamos a un estupendo ritmo, cuando llegó el primer repechito. Ahí se escapó un poco, pero bajamos de nuevo y me acerque a él. Luego subeybaja con curvitas juguetonas, y llegó el segundo repecho, y se escapó a una velocidad insultante; si Paco, eso no se hace!!! jajajaja Parecía que el resto fuéramos parados, y no lo íbamos. 

Cuando el resto coronamos, él ya no estaba, ni se le veía. Me coloqué bien las rodilleras y le tiré. Me la conozco bastante bien, y le pude tirar fuerte, a los compis les sorprendió un poco tanta laja suelta.

Llegamos a la pista, buscamos el sendero, y allí nos juntamos todos, y nos hicimos la clásica foto, la que dice: “Aquí estamos roqueo, y vamos a por ti”







Le tiró Paco primero y luego yo. Pepe se puso tras de mi; vamos los dos con talla XL, y no entran por los mismos sitios que las otras… Jose y Gilo le tiraron detrás. 









La primera parte es rapidísima, luego hay algunas dificultades en forma de pasos estrechos con rocas y trancos. Luego el melonar. Esta parte es complicada porque no consigues tener ritmo, y hay que salir por la izquierda o te pegas una leche de campeonato. Vamos todos más o menos juntos. 










Ahora llegan unos cuantos  trankakos complicados, y en uno de ellos se me engancha un pedal en una rama, que no se de donde salió, que me provocó una olímpica voltereta, en una zona fea, pero tuve suerte, y no me pasó nada, seguramente porque llevaba mi peto y demás protecciones. Me levanté, me limpie el polvo, y enderece el manillar. 

Aunque con alguna molestia en las muñecas, fruto de soportar a este corpachón en la caida, continuamos bajando. Supongo que a los compis les corte algo el cuerpo, pero continuamos bien hasta la zona del campo de futbol. 

Hay que superar algunos interesantes trancos y cerradas curvas. Cuando terminamos este tramo, pensé en no seguir por la trialera que nos quedaba por hacer, pero Paco me convenció de lo contrario, y continúe con ellos. Notaba que me faltaba fuerza al agarrar el manillar o frenar, pero me coloque atras y les segui el ritmo sin problemas.

Esta última trialera no tiene demasiada dificultad, pero sí un repecho corto y duro, que el bueno de Paco y sooolo Paco superó montado.








Paramos en un barecillo, y tomamos un refrigerio con unos inesperados y extraordinarios boquerones fritos, por tapa. Tras este aperitivo tuvimos que irnos, eran las dos y había que llegar a la hora de comer a casa.

Fabulosa, aunque dura ruta. Nos han salido 1.500m en 30km. La peña tiene buenas sensaciones de cara a la carrera del domingo 12 de noviembre. Algunos no se terminan de animar, pero deberían. La experiencia de hacer una carrera enduro, en un area que conoces es una suerte. Yo, me temo que no podré correrla, y no por las horribles subidas que he hecho hoy, pero estaré colaborando con la organización, por segundo año.

Al final de la crónica tienes un estupendo video, bien currado por Jose, sobre el terreno pedaleado el viernes. No te lo pierdas!!!










Hoy domingo, en vista de que las muñecas no me lo iban a permitir, he dejado el roqueo y mi Santa, y me he ido a por mi Giant y terrenos menos complicados. 

Mi amigo Javier me ha acompañado. La ruta que hemos hecho es preciosa, y además después de llover en Granada, no se puede ir por según que zona. 

A las nueve nos citamos en las inmediaciones de Plaza Nueva, y tiramos por la Gran Vía hacia Maracena y Albolote. Tras atravesar estos pueblos buscamos el pantano de Cubillas. Está muy vacío, pero el entorno esta impresionante ¡que bonito es!

Llegamos a la cola del pantano y buscamos la subida hacia Cogollos, cruzando bajo las vias del tren. Esta va entre olivos. Como te he dicho, si llueve hay zonas por las que se puede disfrutar y esta es una de ellas. El terreno drena de maravilla, y como el sol te va dando todo el rato, pues vas calentito. Es pista anchita, y con un desnivel mantenido hasta que llegas a un cortijo, que aumenta y luego a un repecho serio. 

Voy contándole a Javier el nuevo proyecto que estoy preparando, alrededor de lo que llevo haciendo tantos años, que son las crónicas del blog, sobre mis rutas por el campo.

La verdad es que se nos ha hecho bastante corto el trayecto. Javier está en bastante buen estado, y yo mucho mejor que el viernes. Bueno mucho no, muchiiiiisimo mejor, y eso me llena de alegría, porque vaya tela de viernes que les di a mis amigos jajajaja.

Al llegar al final de la subida toca un subeybaja muy chulo, por entre almendros, pero estamos charla que te charla sobre el proyecto, y lo bajamos a un ritmo muy diferente del que habitualmente lo hacemos. 

Al llegar a Cogollos paramos en la fuente, y allí nos encontramos con un grupete de cuatro bikers. Uno de ellos (Javier) nos reconoce y nos saluda. Hoy está de entreno para correr una dura carrera que hay en unas semanas en Almeria, a la que por cierto también va Javier, mi compi. Este año se ha propuesto no perderse ni una fiesta…






Los chicos salen antes que nosotros, que nos entretenemos un poco más para comer y beber algo, aunque al poco nos pusimos en marcha. 

Toca repechón por entre las calles del municipio. Son duros, pero los conocemos bien. Al terminar, hacemos el subeybaja que nos lleva a las puertas de la Sierra de Huetor, nuestra sierra favorita. No es muy grande, pero tiene de todo lo que tiene que tener, y por su orden, aunque hoy solo pedalearemos por las pistas.

Nos adentramos en la sierra. El suelo está increíble, y la temperatura ni te cuento, ni frío ni calor. Seguimos pedaleando a buen ritmo, este Javier está bastante fuerte. Le compró una flaca a Santi, y está venga a coquetear con ella. El domingo, cuando quiera coger su Santa veremos lo que esta le dirá…suerte que no habla jajajaja.

Al llegar a Calialfaquir vemos que el ganao está muy a su aire, cuando digo “muy” quiero decir que para pasar por donde tenemos que pasar, hay que acercarse a un palmo (midete tu mano y eso es un palmo, pues visualiza…) de un enorme y blanco torakoketekagas. 

Si has venido por estos lares, sabes que el morlaco en cuestión no es bravo, pero le cuelgan un par de campanas bajo el rabo que cortan la respiración; pero pasamos junto a él, tranquilos, si prisas, como el que no está muertodemiedopordiosssskenosasuste, ni me vea, cuando esté a su altura…y no lo hizo, por suerte!!!

Por allí andaba el baquero, echándole la bulla a unos bikers, que andaban pedaleando por donde no se debe. Pero nosotros a lo nuestro. 

Comenzamos a subir la pista desde Calialfaquir, metidos en nuestra conversación. Bueno hablar hablar Javi no es de mucho hablar, pero ya lo hago yo por él jajajaja.

En un momento dado cogemos a los colegas a los que saludamos en Cogollos. Dos van más adelantados y dos más retrasados. Nosotros nos colocamos en medio, y poquito a poquito llegamos al final de la subida y nos paramos con los colegas, y nos hacemos esta bonita foto. Les digo que luego la subiré a mi blog junto a la crónica, y cual es mi sorpresa, que uno de ellos (Javier) es aficionado a leerlas. Es verdad que ya me ha pasado en alguna que otra ocasión, pero nunca me deja de sorprender, y además me hace mucha ilusión. Un placer Javier!!!








Nos cuentan que no saben si hacer lo que tienen pensado (ir hasta pantano de Quentar y argumosa) o algo menos duro. Les dejamos con esa duda y le tiramos. Nosotros solo tenemos la duda de si bajar a “La fuente de La Teja” o “Mortirolillo” Miramos la hora, y tenemos claro que si queremos llegar a la hora prevista (13,00) tiekese Mortirolillo, asinkedemodokeeeee a por él. 





Es durete, para que te voy a engañar, pero a medida que van pasando los años se va haciendo menos duro. Lo he subido en todas las estaciones, y con todas las climatologías posibles, hasta nevado…así que lo conozco bastante bien, y Javier ni te cuento, es el “guardián” de la Sierra de Huetor. Si algo no lo conoce este tío, es que no existe, creeme…Para venir por estos montes, él es el que tieskellevarkontigo.

Coronamos. Ahora ya sooooolo toca bajar bajar y bajar hasta Granada. Es verdad que hay que hacer un poco de carretera, pero poca cosa. Luego, precioso senderillo por entre una alborotada retama, y con un terreno perfecto. Tras pasar el pinar, llegamos a San Miguel Alto, Sacromonte, Albaicín y casita.









Nunca es agradable caerse, ni hacerse daño, pero el destino es como es de caprichoso, y si no hubiera pasado lo que pasó (por cierto y para que nadie se asuste, mis muñecas ha respondido extraordinariamente bien) hoy, a lo mejor, no me habría divertido tanto, ni sacado a pasear mi Giant, ni hecho esta preciosa ruta en compañía de este magnífico tipo, Javier.











El finde que viene no se lo que te voy a contar. 

No podré correr la prueba que ves a la izquierda, y para la que he estado entrenando, pero si estaré en ella, en la organización, ayudando a la peña a que pasen una inolvidable jornada de MTB por esos exigentes campos de Guejar Sierra…y en Graná. 






Ahí tienes el video, que Jose se ha currao, de la ruta del viernes. Disfrutalo…!!!!


https://www.youtube.com/watch?v=RQw-Aiw_lTo&feature=youtu.be

0 comentarios en “Un fin de semana para contar…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *