Esta crónica va por ti, Jorge

Menudo fin de semana he tenido. Para envidia de mis colegas, el sábado salí con el “Club Ciclista En Femenino Granada” con las chicas de iniciación. Cuando colgué en facebook las fotillos, no pararon de mandarme wsp por lo privado, y en algunos grupos biker en los que estoy, en fin… Te puedes imaginar las lindezas que me dedicaban por no avisarles…peeeeeero es que los sábados soooolo salen las chicas, y fueron cerca de cuarenta. Lo pase bárbaro, pero esa crónica está reservada para otra semana.









El domingo volví a ensillar mi montura, pero esta vez la de enduro y me fui a burrakear por los alrededores de Granada. Nos juntamos otra vez una buena peña: Emi, Pepe, Carlos, Gilo, Alex, Hugo, el gran Huracan (Jorge) y servidor, Algecireño. 









La ruta me encargue de prepararla yo, Edu este domingo nos dio descanso…A mi me apetecía mucho enseñarles dos trialeritas nuevas, que un día me enseñaron Darío, y Javier GV. 

Llovió a mitad de semana, así que mi plan era perfecto. Ambas son delicadas de hacer con el terreno muy seco. 

Quedamos a las diez en Plaza Nueva, aún así nuestro Hugo llego sudando jajajaja. Vaya crack! Subimos a la Alhambra por Gomerez, escaleritas del aparcamiento de la Alhambra, y buscamos la Silla del Moro. 












En la subida ya me voy dando cuenta de que Carlos está hoy animadete, pero Emi viene flamenco, de hecho se lo comento, porque mientras subíamos me iba contando cosas del día anterior, que en cualquier otra ocasión hacen que no se anime a dar pedales, peeeeeero apareció. 










Ir con estos chicos siempre es un espectáculo, y si se les suma nuestro mudito preferido, Alex, otro artista de la pista, ni te cuento; y se ponen a subir por Gomerez a una rueda. Los japos que por allí había, siempre son los primeros en estarrrrr, parece que les dieran las llaves de las calles, kopónnnn, les tiraban fotos al verles, y se daban codazos los unos a los otros. Llevamos la alegría y el espectáculo allá por donde vamos…

La subida al llano no dio para mucho más, salvo las escalerillas del parking, y estas preciosas fotos. Son hechas por Pepe, nuestro reportero gráfico. Ah! si, le fui contando a Hugo mis nuevos planes con el blog, pero de eso ya te contaré más adelante, cuando lo tenga todo preparado.











Al llegar al llano decidimos empezar a juguetear un poquito en la zona del reloj, con saltitos y demás travesuras.






En un momento dado, mientras el resto saltamos, Huracan tiene un percance y se hace daño. No puede continuar con la ruta. Gilo, que para estas cosas es el pistolero más rápido, y lo digo por experiencia, se baja atoaleche a por su coche, que lo tiene en la carretera de la sierra, para subir a por el Huracan, y bajarle a que le vean, por urgencias, en el hospital nuevo. Mientras, Emi lo arregla todo por teléfono con la compañía de seguros. Vaya peña!!!

Aunque con los cuerpos cortadetes, decidimos continuar la ruta. La primera de las trialeras del día son los pinchos, pero antes está la que te conecta a los pinchos, que no es manca, con sus trankitos, rocas, piedras, raíces y saltito (alguien nos lo ha estropeado, ahora ya no se puede volar, solo se salta un poquito…)

Como soy el que guia hoy, pues le meto el primero. Llevo a Carlos, y demás locos detrás, arreando de lo lindo, pero el terreno está perfecto, las ruedas agarran como hace tiempo no lo hacían por estos lares, así que soltamos frenos…y-a-ju-garrrrr.

Antes de llegar a los pinchos, sobre la tubería, hago un recorte que ahorra un roqueo insípido, para mi gusto, y le doy mucho más ritmo a la bajada. En los pinchos le vuelvo a tirar. No hemos parado ni para pestañear. No se que tiene esta bajada que a todos nos encanta, y mira que es cortita. 

Al ser cara norte y umbría, el terreno está humedillo y da mucho juego. Yo no soy de llevar la aplicación………pero pamikealPacolemosmojaolaorjahoy. Tiene tooooodos los kom del llano jajajaja. Aquí es el p…. amo.

Al llegar al río nos paramos, peeeeero “el gato” Emi no se para, y lo salta, pero esa no sería la única travesura suya del día. SIGUE LEYENDO…

Lo que viene ahora es un poco antipático, para que te voy a engañar. La llaman “lamadredetoaslascuestas” Es por entre olivos. 

Voy atento porque no me se muy bien el camino, y la lluvia ha borrado rastros. Menos mal que hace un par de semanas la hice con Paco, “el guardián del llano” 

No veas la carga que me dan tosestosmamones subiendo. Los he acostumbrado a hacer bajadas con remontes, y ahora no quieren pedalear p´riba. ¡Pues os digo una cosa mashotes, a la carrera de Guejar Sierra no os subirán furgonetas! ehhhhh!!!! y hay 2000m de desnivel…










Cuando coronamos no te cuento lo que me suelta ese Pepe por esa boquita, que se la voy a tener que lavar con jabonnnnn; y menos mal que no estaba Gilo, que se quedo con Huracan, que sino me machacan. Entre los remontes y la paternidad ha perdido algo, menos mal porque me tenía machacao jajajaja.

Nos colocamos las mentoneras y demás protecciones, y le tiramos. En principio soy el único que se la sabe, aunque luego Carlos me dijo que una vez la hizo. Esta vez llevo a Emi detrás, y este como viene hoy es capaz de sobrevolarme. Suerte que no se la sabe, no me da un respiro, pero para alentarme. ¡Venga Luis dale dale! (es argentino…) ¡ Por dios como encontraste esto! ¡ y como nos metemos por ahí! (tremenda rodera, más alta que nosotros) Es tremendo este chico, es la alegría de la huerta.

Terminamos, y la gente se pensaba que ya nos iríamos hacia el Sacromonte y a por las cervezas, pero no, les propuse hacer otra bajada, pero había que subirrrrrr. Hubo que pelearla pero accedieron, bueno todos no protestaron…Hugo, por ejemplo, sabía de mis planes. La vez que me la enseño Darío venía él también.

La subida por asfalto hasta la Abadía no fue insípida, tuvo su pimienta. Emi de nuevo. Ya te dije que le vi desde el primer momento flamenco, la sangre hoy le hierve. La foto se comenta por si sola. Si sabes donde estamos, sabes lo que hay a la izquierda…y si no lo conoces, ve a verlo. Es subiendo a la Abadía desde el Sacromonte. MamadeEmi tunovayassssss jajajaja.








Llegamos a la Abadía y comenzamos a subir. Bueno antes tratamos de ver si estaba la máquina de las cocacolas, pero no estaba. No nos habría venido mal un traguito. 

El primer repecho es de aupa, y pa chulo el Emi, againnnnnn. Le tira a caballito…menudo animal!!! Vale que estaba supermotivado; unas lindas damiselas le miraban y animaban mientrasssss, jajajaja.

Superado el enésimo “momento Emiliano” vino el de Alex…





Se aprecia el caballito cuesta arriba a una mano!!!




Miramos de frente a la subida, apretamos riñones, y p´riba. Te ahorraré las lindezas que el Pepe me iba dedicando…againnnnn.

Coronamos, nos volvemos a vestir de romanos y a por la última bajada. 









El sendero es estrecho y con mucha piedra suelta. Ya metidos en faena, decido meterle campo a través e inventarme el camino. ¿Cómo crees que reacciono el Emi? ¡Vamos Luis así se hace j….r! ¿Esto es enduro del bueno J……r! ¡Claro que sí hombre! y así quien se achanta; me vine arriba chavalote, y los dumpis se convirtieron en saltos, como los trankitos y demás accidentes geográficos que me iba encontrando, hasta que llegaron las roderas. Por diossssss!!! He hecho esta bajada tres veces, y ninguna vez he hecho mejor la primera parte, y peor la segunda, la de las roderas.

Pero a quien le importa si Emi te va ayudando!!! Me tragué tooooodas las roderas. No metí ni una vez por su sitio la rueda, pero las salve todas con algún oculto recurso que mi mente se sacó denosedónde… Emiliano se descojonaba jajajaja.









La peña creo que disfruto de lo lindo, bueno casi todos. Alguien tenía que sacar las fotos ¿no?







Tras esta parte, Paco me enseño una variante a la habitual bajada. Tiene su aquel la cosa… Es ciclable pero con riesgos. Tiene mumalakaida a la izquierda, y tres palos que están deseando trinchar a alguien, pero no es hoy el día. Con la del Huracan tenemos cuota para mes y medio, por lo menos!

Bajamos esta complicada última parte, y continuamos pedaleando. El sendero tiene ahora un flow que te pasas, es un no parar, da para hacer tooooodas las tonterías de las que seas capaz. Luego un poquito de subida, pasamos por las casas-cuevas, desde donde pudimos disfrutar de unas espectaculares vistas, que nos brindó el día. Estaba todo clarito clarito. Y sobre el Sacromonte, tras pasar las chumberas, paramos a respirar.









Unas cuantas escalerillas para disfrute del personal, y como guinda del pastel. 

Cruzamos al Albaicín. San Juan de los Reyes cada uno la bajó comolediolarealdelasganas, pero íbamos haciendo gentes. 

Llegamos a Plaza nueva, lugar de salida, y a por las cervecitas!!!









Querido Jorge, esta crónica va dedicada a ti. Todos te mandamos un gran abrazo. En cuanto puedas, la volvemos a hacer juntos, contigo.

Bueno pues colorín colorado, este finde sakabado. El que viene, ya veremos…



0 comentarios en “Esta crónica va por ti, Jorge

  • Hola Algecireño.Sigo tu blog, me gusta mucho como describes las salidas que haceis.Conoci a Gilo y alguno mas de vuestro grupo en Cenes en el doble, tu no ibas ese dia, creo.Me tiene preocupao por tu descripcion el tranco del rock garden, pues iremos al enduro.En fin, saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *